domingo, 17 de julio de 2011

El legado de Katherine Webb

Beth y Erica Calcott heredaran Storton Manor, la gran casa familiar de su abuela Meredith, con una condición: que se queden a vivir en ella. Las hermanas deciden ir a pasar las navidades para organizar la mansión y resolver qué hacer. Estar en Storton es volver a los veranos de su infancia, cuando huían del mal humor de la abuela y de la crueldad del primo Henry para refugiarse en sus juegos al aire libre, en el lago, siempre de la mano de Dinny. A Erica le resulta fácil volver a evocar aquellos días en los que la sombra de un misterio pende sobre su memoria. Pero Beth no quiere recordar, tan solo desea cerrar la casa y seguir adelante con su vida, ignorar el negro misterio, la maldición que le persigue desde aquellos días. Al vaciar el baúl rojo de la buhardilla, Erica empieza a sospechar que los oscuros secretos familiares se remontan a mucho antes de lo que creían: su bisabuela Caroline nunca explicó nada de su vida en los Estados Unidos.

Con tan sólo 34 años, Katherine Webb demuestra en esta, su primera novela, una seguridad y un buen hacer propios de escritores mucho más experimentados que ella en las nobles lides de las ficciones históricas y de suspense. Con un sólido argumento, interesantes intrigas y extraordinarios personajes femeninos, El legado es una apasionante historia sobre cuatro generaciones de mujeres condicionadas por un terrible secreto y por su búsqueda de la verdad y de la felicidad. Pese a que en líneas generales la idea central de la intriga pueda parecerle al lector un poco manida, lo cierto es que Webb ha escrito una novela fresca y muy amena que, aunque no consiga sorprender, sabe mantener el interés impecablemente desde principio a fin. Narrada en un lenguaje directo, sin artificios, sin trampas, la historia fluye con rapidez, vigorosa y brillante, y dosifica magistralmente la intriga alternando la cronología entre el presente de Beth y Erica y el pasado de Caroline, su bisabuela. La historia de esta última no sólo constituye una línea básica y enriquecedora de la trama sino que además aporta el interés de la vida de los primeros colonos norteamericanos en las tierras del salvaje oeste desde un punto de vista cautivador.

Lector, esta es una novela de mantita, sofá y té. Te verás atrapado en ella sin remedio. Disfrútala.

miércoles, 6 de julio de 2011

Los juegos del hambre de Suzanne Collins

Años atrás, cuando el Capitolio logró sofocar la rebelión de los doce Distritos, les impuso una serie de duras condiciones restrictivas, como el racionamiento de la comida o la prohibición de traspasar sus delimitados terrenos. Pero el verdadero castigo fueron Los Juegos del Hambre, asesinatos televisados para deleite del Capitolio y horror de las famílias más pobres de los Distritos. Cada año, un representante de los Juegos se desplaza al Distrito al que ha sido asignado y saca un papelito de cada una de las dos urnas de cristal que contienen los nombres de todos los niños y niñas de entre 12 y 18 años que allí viven. Los elegidos, llamados tributos, son trasladados a la capital para participar en la Arena, donde se matarán entre ellos hasta que sólo quede uno. En el Distrito 12, este año la mala suerte ha caído sobre Prim Everdeen, una pequeña encantadora de 12 años, de salud quebradiza y sonrisa contagiosa. Katniss, su hermana mayor, no duda en presentarse voluntaria para ir en su lugar. Sabe que tiene más probabilidades de sobrevivir que su hermanita y no puede soportar la idea de perderla. 24 tributos en juego. Sólo puede quedar uno.
Empezar a leer Los juegos del hambre de Suzanne Collins es entrar en un mundo extraordinario, poblado de unos personajes carismáticos y profundos, que no da tregua al lector, y le obliga a seguir leyendo hasta el final. Narrada en primera persona por Katniss, la protagonista principal, la historia se desarrolla de manera peculiar e intrigante por ese punto de vista sesgado y familiar que consigue una complicidad inmediata y dota de un gran atractivo a la acción. Collins, a través de frases rotundas y una prosa muy plástica y evocadora, aunque directa, pierde poco tiempo en descripciones superfluas y trasmite con extraordinaria eficacia la tensión de la acción, la brutalidad del dominio de los ricos sobre los pobres, y los estados de ánimo de los personajes. El resultado es una novela de ficción adictiva, muy interesante, que sabe mantener la tensión y conmover al mismo tiempo. Los juegos del hambre es el primer título de la saga que lleva el mismo nombre y que tiene su continuación en En llamas y Sinsajo.

Quizás por los inicios profesionales de la autora como guionista de televisión, resulta muy interesante la cobertura mediática y el espectáculo como elementos principales de Los Juegos del Hambre. Suzanne Collins introduce a Katniss y a Peeta en un mundo de mentira y disimulo donde todo vale para entretener al público, consiguiendo una muy lograda ficción dentro de otra ficción (la novela). Diseñadores, artificio, presentadores, montajes y distorsión de la realidad para que la cámara capte aquello que pueda fidelizar al público. No sólo gana quien sobrevive sino quien mejor actúa y a quien más adora la audiencia.

Lector, aquí tienes emoción en estado puro para que sufras y te muerdas las uñas hasta el final. Una brillante historia narrada con brío y adictiva eficacia, que también supone una profunda reflexión sobre los medios-espectáculo y la sociedad del entretenimiento morboso.

Si quieres comprar la saga completa de Los juegos del hambre en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces: 
Los juegos del hambre (para Kindle)
Los juegos del hambre (en papel)
En llamas (para Kindle)
En llamas (en papel)
Sinsajo (para Kindle)
Sinsajo (en papel)

martes, 5 de julio de 2011

Sé lo que estás pensando de John Verdon

Tras una larga y exitosa carrera de éxitos atrapando a los más peligrosos asesinos de Nueva York, el inspector Dave Gurney se ha jubilado. Su esposa Madeleine cree que ha llegado el momento de afrontar el abismo que se abierto entre ellos durante los últimos años debido al trabajo de policía y a una terrible pérdida que ninguno de los dos ha podido superar. Pero los planes de tranquilidad deben posponerse cuando reciben la visita de un antiguo compañero de universidad, Michael Mellery, quien solicita la ayuda de Gurney con unos angustiosos y crípticos mensajes enviados por un anónimo psicópata. La primera carta propone a Mellery que piense un número del uno al mil y que después abra el sobre más pequeño del interior para comprobar que el número que ha pensado y el que está escrito allí son el mismo ¿Cómo es posible? Los mensajes, cada vez más desquiciados e intimidatorios, se irán sucediendo a medida que el enigma se complica y la primera sangre se derrama.

Sé lo que estás pensando es un sólido thriller que se lee con interés desde la primera hasta la última de sus páginas. Parte de un planteamiento inicial brillante por su intriga (¿cómo puede ser que el criminal pueda leer la mente de sus víctimas?) y se desarrolla a un ritmo pausado pero consistente y nada aburrido. En lugar de sacrificar la construcción de una trama inteligente en favor de la acción más trepidante o de la morbosidad más excéntrica, Verdon sabe envolver al lector por los procesos de deducción del paciente Gurney, que resulta fascinante por su elaborada lógica y su bien logrado poder de deducción. Y es que el inspector Dave Gurney, por su enigmático encanto y su aguda observación, bien podría ser, con permiso de Sir Arthur Conan Doyle, un Sherlock Holmes del siglo XXI. Un Holmes/Gurney que tiene a su propio Watson en la piel de su esposa Madeleine, un personaje sumamente inteligente con la peculiaridad de discernir con claridad y expresarse con precisión quirúrgica, de manera que sabe cómo llenar de luz los interrogantes más peliagudos del caso, sin ni siquiera estar implicada en él.

Sé lo que estás pensando es la primera novela de ficción de John Verdon, de quien se sabe poco a parte de su carrera como director creativo de diversas empresas de publicidad. Pero para los lectores que quieran seguir un nuevo caso del brillante inspector Gurney, Roca Editorial ya ha publicado en castellano su segunda novela: No abras los ojos.

Lector, aquí tienes un buen thriller de los que hacen sufrir hasta el final y pensar desde el principio, que no es poco.