miércoles, 29 de junio de 2016

Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Oscuras

Pese a que Aïa y Guil consiguieron restaurar el Aura y sellar las grietas, desde el último bastión defensivo de las physii se siguen detectando incursiones de ladrones de almas y otros seres malignos procedentes de las Tierras Oscuras. Ardanae envía a dos de sus mejores guerreros del alba en busca de los mapas de las Tierras, anteriores a la escisión, que la ayuden a comprender por dónde se producen las filtraciones. Pero la misión de los guerreros en Ümbreea, una plaza destruida en las antiguas guerras, pondrá al descubierto una cuestión histórica de mayor relevancia. Superadas por los acontecimientos, las physii solicitan la ayuda de Flamia, la hija de Aïa y Guil, aquella que porta la Luz de Vida en su interior. El problema es que Flamia no solo es sorda a la Madre Naturaleza sino que además tiene serias dificultades para controlar sus sentimientos por Zack, un amigo de la infancia que guarda inesperados y poderosos secretos capaces de cambiar el mismísimo destino de las Tierras.

"Como siempre en lo que a los humanos se refiere —comenzaba el libro cuya autora, de nombre Agledu, debía de ser una physii—, las emociones están en el núcleo de todo cuanto acontece. Los humanos combaten por envidias, por celos o por amor. Se matan unos a otros por orgullo y por creencias irracionales. En sus acciones, casi nunca gobierna la razón, siempre los sentimientos. Los draco son iguales en este sentido. Por eso, como no podía ser de otra manera, en la historia de la formación de la Tierra Límite, hay una historia de amor. Pero no es una historia de amor cualquiera. Es la historia de amor entre Adria y Fazz."


Creo que escribir buena novela fantástica tiene una complejidad que en otros géneros no resulta tan evidente. En las historias de fantasía se suele partir de la eterna lucha entre el Bien y el Mal, ese es el motor de la trama, y que esa contienda se traduzca en una aventura trepidante con personajes alejados de clichés y manqueísmos no es tarea fácil. Pienso que otra de las principales dificultades de este género radica en que todas las referencias de navegación que tendrá el lector dependen por completo de lo que el escritor ha imaginado; hay pocos puntos de referencia (culturales o históricos o de cualquier otra índole) que no dependan de la creación fantástica del autor. Ana González Duque ya demostró en Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Blancas que era muy capaz de escribir una buena novela de fantasía y entusiasmar al lector, por eso no ha sido ninguna sorpresa que Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Oscuras me gustase casi incluso más que su antecesora.

Los puntos fuertes de Las Tierras Oscuras son la solidez de su trama, lo trepidante de su aventura y el arrebatador carisma de sus personajes. El lector disfrutará de esta historia de principio a fin por el encanto de sus paisajes (atención a las estupendas descripciones de la autora), el viaje fantástico y unos protagonistas que conmueven y sorprenden hasta el final. Sin embargo, me gustaría destacar tres puntos que me parecen dificilísimos de llevar a buen puerto para cualquier escritor de buena novela fantástica que Ana González Duque consigue bordar para deleite de sus lectores:

La buena dosificación de la información: Ana maneja con maestría los tiempos y la cantidad de información que revela al lector para mantener siempre el suspense, la tensión, la intriga, de principio a fin. Los motores y objetivos de la historia se exponen con claridad pero el lector no sabe nunca cómo se resolverán. El buen ritmo de la narración mantiene el misterio.

La sincronía: Hay tres o cuatro capítulos en los que dos de los protagonistas, situados en distintos lugares de Las Tierras reciben a la vez la misma información de distintas fuentes. La sincronía es perfecta y el efecto de encajar piezas que tiene el lector es estupendo.

La duplicidad, el reflejo del espejo, la contraposición de los caracteres: Como ya os imaginaréis, Las Tierras Oscuras son la némesis de Las Tierras Blancas. En esta novela Ana no solo explica el origen de Tierra Límite y la escisión de Las Tierras sino que proporciona a los personajes "buenos" sus contrarios, los "malos". Y lo hace sin caer en tópicos, otorgando a los nuevos personajes dimensión, profundidad, debilidades y fortalezas.

Y por si esto fuese poco, además hay dragones ¡Dragones! 

Y no pienso contaros más porque este viaje por las tierras de los dos soles tenéis que hacerlo vosotros, a lomos de un dragón a ser posible, con un máldar y sin una reseñista que os dé la vara.

Lector, amor, guerra, personajes legendarios, misterio, aventura, final apoteósico, libros... ¿Te lo vas a perder?

No os perdáis la presentación de Ana González Duque de Las Tierras Oscuras en el Celsius el 20 de julio. 

A continuación iré añadiendo los enlaces del resto de blogs que me han acompañado en la lectura de Las Tierras Oscuras:
Cajita de Capítulos
El meu raconet
Retalls de lectura
Juntando más letras
Pasos literarios


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Leyendas de la Tierra Límite II: Las Tierras Oscuras (para kindle)
Leyendas de la Tierra Límite II: Las Tierras Oscuras (en papel)

martes, 28 de junio de 2016

Ganadora de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café

Y la ganadora de un ejemplar digital, cortesía de Isaac Pachón, del libro de relatos Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café es...

Sin título
Marilú Cuentalibros

Muchísimas felicidades, Marilú. Te llevas unos relatos estupendos para acompañarte en estas vacaciones de verano. Espero que te gusten tanto como a mí.

Y a los demás, muchísimas gracias por participar. Si os apetece saber más del autor y de su libro os dejo unos enlaces.

Feliz verano.

El blog del autor: Isaac Pachón
Book Blog Tour de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café

viernes, 24 de junio de 2016

Listado provisional de participantes en el sorteo

Os dejo el listado provisional de los que participáis en el sorteo internacional de un ejemplar digital de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, de Isaac Pachón.

Recordad que tenéis hasta el domingo 26 a las 23:59 para apuntaros y conseguir estos estupendos relatos. 

Participantes:

Mayte Esteban (9 puntos) 1-9
Carmen CG (7 puntos) 10-16
Marilú Cuentalibros (9 puntos) 17-25
Margari (7 puntos) 26-32
Albanta (5 puntos) 33-37
Marga Ramon (7 puntos) 38-44
Lidia Casado (9 puntos) 45-53
Isaura BP (11 puntos) 54-64
Cartafol (9 puntos) 65-73
Maria Perbech: Tienes que adjuntar enlaces (perfil de seguidora de Serendipia + anuncio en redes) para que te contabilice los puntos

miércoles, 22 de junio de 2016

Querida señorita Mering

Ya sabéis que no suelo publicar entradas como la que hoy estáis leyendo pero es que me ha hecho tanta ilusión quedar finalista del I Concurso de Microrrelatos del blog Carmen y amig@s, de Carmen Forján, que no puedo resistir las ganas de compartirlo en Serendipia.

Estoy contentísima porque os aseguro que a medida que iba leyendo los microrrelatos de los participantes me daba cuenta de gran nivel literario y de ingenio que ha tenido de este certamen ¡Que pequeñas historias tan brillantes! Seguro que no ha sido sencillo decidir el ganador.


Doy las gracias a este jurado excepcional compuesto por Carmen Forján, Ana Blasfuemia, Sara Mañero, Rosa Berros Canuria y Joshua Bedwyr ¡No lo han tenido nada fácil! Y mil gracias a Carmen por su divertida iniciativa, siempre es un placer salir a jugar.

Mis más sinceras felicitaciones a la ganadora del certamen, Laura Bailo Dévora, por su estupendo "El país de las maravillas"; y al primer finalista, Alfredo Rodríguez, por su genial "Cuento de Navidad". Si os apetece leer ambos microrrelatos —¡son fantásticos!— os los dejo AQUÍ.

Y finalmente, os dejo el microrrelato con el que he participado y he quedado finalista, se titula "Querida señorita Mering".

Querida srta. Mering:

La he olvidado a usted y a nuestro aniversario. No sé nada sobre 50 rosas en papel violeta, en caso de que llegasen a su puerta.

lunes, 20 de junio de 2016

Sorteo internacional de "Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café"

Hace algunos días reseñaba una lectura de Isaac Pachón que me sorprendió gratamente, Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café. No solo me parecieron relatos buenísimos sino que además fue un placer colaborar en el Book Blog Tour por la simpatía del autor y su ilusión. 


Hoy os traigo un sorteo exprés de esta joyita por cortesía de su autor. Participar es muy sencillo y rápido, y además como es un ejemplar digital, el sorteo es internacional. Vamos allá:

Requisitos obligatorios para participar:

+1 punto por ser seguidor nuevo de Serendipia
+5 puntos por ser seguidor antiguo de Serendipia (hasta Aurora Poins, incluída)

Puntos opcionales:

+10 puntos por haber comentado antes del día de hoy en la entrada de la reseña del libro de Isaac (te la dejo AQUÍ)
+2 puntos por anunciar el sorteo en las redes sociales (2 puntos por cada red social). No olvidéis adjuntar los enlaces.

Podéis participar dejando un comentario en esta entrada. El sorteo comienza ya mismo y termina el domingo 26 de junio. Durante la semana del 27 anunciaré al ganador. Recordad que es un ejemplar digital.

¿Os animáis? De verdad que es un autor al que merece la pena conocer.

martes, 14 de junio de 2016

Un cuento oscuro, de Naomi Novik

Cada diez años, el Dragón baja de su Torre hasta el valle y se lleva a una muchacha de dieciséis años como aprendiza. Nadie sabe qué pasa durante ese tiempo, pero cuando las chicas vuelven a su hogar, convertidas en mujeres sofisticadas y acaudaladas, casi nunca se quedan demasiado tiempo con sus familias; han cambiado. Este año, en la fiesta de la cosecha, todas las aldeas del valle creen que la elegida será la hermosa e inteligente Kasia, que destaca como un rayo de sol entre el resto de las chicas de dieciséis años. Sin embargo, como ocurre con todo lo relacionado con el Dragón, nada sucede como esperaban. El misterioso mago se lleva a otra de las chicas y nadie entiende por qué. Hasta que Agnieszka, la nueva inquilina de la misteriosa Torre, empieza a comprender los motivos, la magia y el horrible peligro que supone el poder oscuro del Bosque. Todo se precipita cuando el joven príncipe de Polnya y su mago se empeñan en despertar un poder terrible que ha permanecido casi en letargo gracias al sacrificio del Dragón. Solo Agnieszka y su sentido anárquico, natural, intuitivo de la magia constituirán una pequeña ventaja contra el mal que se propaga como una maldición desde el corazón del Bosque. 

"Nuestro Dragón no devora a las niñas que se lleva, digan lo que digan las historias que cuentan fuera del valle. A veces las oímos en boca de los viajeros que vienen y van. Hablan como si estuviéramos haciendo sacrificios humanos, y como si él fuese un dragón de verdad. Por supuesto que tal cosa no es cierta: por muy mago e inmortal que sea, sigue siendo un hombre, y nuestros padres se unirían y lo matarían si quisiera comerse a una de nosotras cada diez años. Él nos protege contar el Bosque, y nosotros se lo agradecemos, pero no tanto."


En esta novela todo desafía el código tradicional de las leyendas: el Dragón salva a la doncella del poco caballeroso príncipe, la doncella es la amiga más querida y ayuda indispensable de la bruja, el Bosque no es fuente de alimento, refugio y leña para los campesinos pobres sino su mayor terror y amenaza, la reina podría ser acusada de traición y los magos de la corte no tienen demasiado claro quiénes son los buenos de la historia. Con unas premisas tan distintas y poderosas, Naomi Novik escribe una historia de magia que sigue teniendo aire de leyenda clásica pese a su brillante coup de force.

Un cuento oscuro destaca por la fluida prosa de su autora, por la originalidad de su historia y por la fuerza de sus personajes femeninos: Agnieszka, la protagonista, se convierte en la preferida del lector desde los primeros párrafos por su sinceridad, su espontaneidad, su falta de artificio y su valentía propia de la heroína que toda buena historia se merece. Además de la luz que desprenden Agnieszka y la extraordinaria Kasia, su mejor amiga, también el Dragón o el resto de magos de la corte de Polnya llaman la atención por su fuerte personalidad. Muy de agradecer, por cierto, la habilidad de la autora para no caer en maniqueísmos y dibujar personajes con muchos matices de gris, pues incluso los villanos —toda buena historia precisa de malvados carismáticos— tienen sus sombras y sus luces.

La historia se desarrolla a partir de la relación del Dragón con su aprendiz: un mago ordenado, preciso, riguroso, que se encuentra con una bruja novata cuya comprensión de su enorme poder proviene directamente de la naturaleza en la que tiene sus raíces, es decir, sin normas, anárquica, intuitiva y salvaje (como la naturaleza). Esta contraposición de poderes, del entendimiento de la magia, construye una arquitectura única y hermosa alrededor de la cual transcurre toda la trama y la acción. Si bien Un cuento oscuro adolece de ciertos altibajos en su ritmo (algunas escenas de lucha son innecesariamente largas y detalladas y desfavorecen el buen ritmo de la trama) es sin duda alguna el mejor libro de fantasía que he leído este año. Junto con Seraphina, lo recomiendo por su originalidad, sus personajes y la extraordinaria habilidad de su autora para trasladar al lector a un mundo fantástico fascinante. 

Lector, imprescindible si crees que ya lo has visto todo en literatura fantástica. Te encantará si te gustó Seraphina tanto como a mí.

Nota: Muchas novelas de magia, magos y brujas muestran a los personajes lanzando hechizos o practicando magia y transformaciones. Una de las cosas que más me ha gustado de Un cuento oscuro es que la autora invita al lector a entrar dentro de cada uno de los hechizos y las invocaciones, le muestra cómo se produce la magia, cómo Agnieszka y el Dragón construyen el edificio de sus delicados y hermosos hechizos. Un gran acierto.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Un cuento oscuro (en papel)
Un cuento oscuro (para kindle)

viernes, 10 de junio de 2016

Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, de Isaac Pachón

"Y allí estaba yo, escondido tras los paquetes de pasta. Observando a través de los agujeros de los macarrones. Inmerso en un mar de espirales y fideos del número cero, sabiendo que tarde o temprano tenía que suceder."

Cambiar de vida por el simple gesto de calzarse unos zapatos distintos; practicar con un bebé imaginario para poner a prueba el instinto paternal y asistir atónito a un sentimiento verdadero; La desaparición de un mago; el descubrimiento infantil de un mundo maravilloso construido en un refugio libresco; guerreros legendarios que custodian la ciudad o un herbolario fantástico son algunos de los personajes y escenarios que pueblan este libro de relatos. Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café es, a menudo, un evocador y nostálgico paseo por las calles de Barcelona (Urgell, Castillejos, Sagrada Familia, Mercat de Sant Antoni, l'Eixample...), también por Sant Adreu, por Mallorca, Marraquech... pero sobre todo es un viaje donde el protagonista es el momento, el instante, el gesto único, la mirada. Relatos minimalistas, perezosos, sorprendentes, felices, mágicos... Isaac Pachón escribe pequeñas historias que trasladan al lector a distintos universos, a veces tan diminutos como el tiempo de un bostezo, y a veces tan amplios como el mismo cielo. 

"El griterío de la clientela no impedía escuchar un clásico de Louis Amstrong que sonaba por los altavoces. Y un reloj de esfera colgado, al estilo de una antigua estación de tren, marcaba las ocho y veinte."


Me han gustado los relatos de Isaac Pachón, sobre todo aquellos en los que brillaba su sentido del humor y su delicadeza —su ternura— al enfundarse en la piel del observador. Mis favoritos han sido Bellini, por ese enfundarse en los zapatos de otro que casi podría haber dado para una novela; la escueta perfección de El contagio; la gracia surrealista de El niño imaginario, que me ha recordado a alguno de los estupendos relatos de JAP Vidal; la nostalgia y lo inusual de El gran Loussini; Tampoco era ella, donde lo cotidiano se convierte en pura magia por la búsqueda, el anhelo, que a todos nos ha asaltado alguna vez; y la simpatía y frescura de Nocout y la chica de las naranjas.

Aunque he señalado mis relatos preferidos, reconozco que todos me han gustado, me han llamado la atención por un detalle u otro. A veces, por esa contagiosa sensación de la curiosidad del espectador que comenta Paula Campos en el prólogo. Otras veces, por la facilidad con la que Isaac es capaz de crear atmósfera, tan solo con una frase sumamente descriptiva, como en el caso del relato Julia y Marta. Otras, por la sorpresa, y otras por la buena metáfora. Isaac Pachón tiene una prosa directa y clara y sabe convencer al lector por la fuerza creadora de sus palabras bien escogidas, pero también por sus personajes, sus situaciones y sus buenas historias. A menudo sorprende con un golpe de gracia, con un giro inesperado o con una frase final que resuelve el misterio, pero siempre se disfruta. Especialmente encantador en su homenaje a Gaudí, en la iniciación a la lectura de los niños o en su explicación de por qué en todos los pisos se oye ruido de canicas rodantes, Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café es una estupenda lectura que ofrece mucho de principio a fin, desde su bienvenida, su dedicatoria al estilo Saint-Exupéry o su prólogo, hasta la despedida del autor.

Lector, con azúcar, con sacarina, solo, cortado, con leche, irlandés, escocés, capuchino, con hielo... muy sabio Isaac Pachón al asociar sus historias al intenso y maravilloso aroma del café.

Para conocer un poco más al autor y qué escribe mientras se le enfría el café puedes pasarte por su blog: Isaac Pachón

Esta reseña forma parte del Book Blog Tour de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café

domingo, 5 de junio de 2016

Los Sioux, de Irene Handl

Marguerite Benoir, viuda de su primo George y divorciada de Davis de Mississipi, se ha casado con un gentleman inglés, Vincent Castleton. Mientras espera impaciente volver a París, su hermano Armand le trae a Nueva Orleans a su hijo George Marie, aquejado de una extraña enfermedad sanguínea que repercute en su carácter y en su aspecto de pálido esqueleto viviente. Vincent se enamora incondicionalmente del pequeño niño hasta que descubre con verdadero horror que la belleza exquisita de su esposa oculta un alma podrida y cruel. Castleton no solo tiene que aprender a lidiar con todos los excéntricos y enloquecedores Benoir —franceses hasta en la camisa de dormir y con una tendencia abusiva a lo extravagante— sino que además deberá establecer las normas de la civilización inglesa en su propio hogar. Descubierta la insensibilidad de Marguerite, el atribulado británico duda de la supervivencia de su matrimonio pero, ¿qué sería del pobre niño sin su protección?

"Los Benoir son como Dorian Gray, piensa Castleton. Esta comete todas las atrocidades imaginarias y es absolutamente hermosa."


No todo es humor inglés en la fabulosa Impedimenta, pues en su catálogo a veces hay piezas de profundo desasosiego psicológico (decir terror sería un poco demasiado, aunque el horror del capítulo ocho es respetable) como Los Sioux. Esta novela, que empieza con el retrato humorístico de una estrambótica familia francesa, los Benoir, en el Nueva Orleans de los años 60 del siglo XX, pronto lleva al lector por caminos más tenebrosos; la relación de Marguerite con su hijo George es espeluznante y es justo en esas páginas, al descubrirse el pastel de esa situación, cuando la historia deja de ser graciosa para ser psicológicamente fascinante. La guinda de este libro es, sin duda, el peculiar sentido narrador de Irene Handl, capaz de trasmitir tanta inquietud y excéntrica locura con pinceladas precisas y retratos arrolladores a través de diálogos casi alucinógenos.

Irene Handl (Londres, 1901-1987) fue una actriz londinense especializada en papeles encantadores de damas algo excéntricas en comedias, ponía el punto simpático en cualquier película. Incluso intervino en varias series de televisión como Mapp y Lucía. Y, sin embargo, en las dos novelas que escribió y publicó, sus protagonistas y su tema principal estaban en las antípodas de esos simpáticos personajes a los que encarnaba en el cine. Es curioso como una actriz que resultaba tan encantadora en la pantalla fuese capaz de convertirse en una excelente narradora de tan inquietantes historias y caracteres. Porque si algo puede definir con exactitud Los Sioux es inquietante fascinación.

Una novela distinta y peculiar, tanto por la historia que cuenta como por los personajes y su evolución, pero sobre todo por el personal estilo narrativo de Irene Handl a modo de pinceladas impresionistas que van desvelando una escena cada vez más delirante, obsesiva e inquietante. 

Lector, una rareza fascinante, un extraño placer conocer a los Benoir.

También te gustará: La tienda de los suicidas; Apocalipsis para principiantes

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Los Sioux