lunes, 8 de mayo de 2017

Nuestra casa en el árbol, de Lea Vélez

María, Michael y Richard vuelven a la casa de su infancia, en Hamble-le-Rice. Llegan en barco y van tardísimo a un entierro pero el tiempo en el Hamble nunca trascurre del mismo modo. Los tres hermanos, vueltos al hogar, recuerdan episodios de su infancia de la mano de Richard, que ha recogido en varios cuadernos las vivencias de aquellos días con la ayuda de los diarios de su madre. Fueron tres niños felices allí, en la casa de su abuelo, esperando a que mamá les construyera su propia casa en el árbol. Ana había esperado iniciar una nueva vida en Hamble-le-Rice con sus tres hijos superdotados, cansada de la reticencia del colegio español, mortificada por sus propios recuerdos de la escuela, profundamente triste por la reciente muerte de David, su marido. Los cuatro juntos, a la orilla de un río con mareas dobles, construyen su propio universo particular en donde todo es posible, incluso la libertad.

"Opino que una casa hecha para todos igual no puede funcionar, sobre todo si los niños son intrépidos e inteligentes (...). Los mismos principios de una casa en el árbol pueden aplicarse a la educación."


Para todos aquellos que seguís a Lea Vélez en las redes sociales o que habéis leído El jardín de la memoria, ya estaréis familiarizados con la autora y sus circunstancias: Lea es viuda y madre de dos niños superdotados (disculpad la etiqueta). Y para todos aquellos que disfrutamos cuando inicia una entrada en facebook escribiendo "Entra el de nueve y me pregunta: mami, ¿crees que sería posible inventar un chip que se implantase en el cerebro de los bebés para que aprendiesen todo lo que supuestamente se aprende en la escuela?" esta novela es un regalo. Una historia de imágenes y metáforas preciosas sobre la libertad, sobre la infancia y sobre el derecho de todos los niños a ser reconocidos como personas singulares; pero también una historia sobre aprender a vivir de nuevo.

Leer Nuestra casa en el árbol es disfrutar del ingenio de Lea, de sus juegos de palabras, de sus "no soy literal" y de las adorables excentricidades de sus personajes (originales y únicos, seguramente porque están inspirados en niños reales). Pero lo que más me ha gustado de Nuestra casa en el árbol es la crítica observación sobre la educación reglada a la que sometemos a nuestros hijos. Ana, la protagonista, que también fue una niña de altas capacidades, todavía recuerda los sinsabores de su escolarización; y quizás por ello sufre por partida doble el dolor de sus hijos de tener que ir al colegio a copiar "Pilar pela el pomelo" cuando en casa le están preguntando por el Big Bang, la extinción de los dinosaurios, el origen de la vida, la densidad planetaria o la falta de atmósfera en el espacio. 

"-¿Y a qué vas al colegio?
-Yo voy al colegio a llorar."

La protagonista no quiere comprar una casita prefabricada y podar las ramas del árbol para que encaje allí. Prefiere respetar la singularidad de su árbol, las preferencias de sus hijos, y construir una casa a medida, que no encaje por la fuerza de la poda sino que se adapte a la originalidad del árbol y de los pequeños. Los niños van al colegio para que se les pode sus mejores ramas con la finalidad de que a todos les quepa el mismo kit de conocimientos superficiales, apunta Lea en estas páginas.

La absurdidad de los mecanismos escolares y su nulo respeto por las inteligencias múltiples, por la imaginación o la diversidad de capacidades de los alumnos, se conjuga con el otro elemento omnipresente en esta luminosa historia: la libertad. En Nuestra casa en el árbol encontramos personas que buscan la libertad, personas que han nacido libres y siguen indómitamente libres, personas que encuentran la libertad al sumergirse en la naturaleza del Humble y personas que ni siquiera se han planteado alguna vez el concepto de libertad. Libertad de amar, de viajar, de pensar, de vivir, de estar triste, de llorar... Por eso los críticos literarios hablan de que los protagonistas de esta nueva novela de Lea Vélez encuentran refugio en su propia Arcadia. 

Lector, nos advierte Lea que cuando un niño nos dispara con el dedo debemos morirnos (y si nos morimos fabulosamente, mejor). 

Nota: Debería haber leído El jardín de la memoria o Nuestra casa en el árbol antes que La cirujana de Palma para conocer mejor a la autora, su sentido del humor, su ingenio y sus jocosas sátiras. Lector, si todavía llego a tiempo: deja para el final a la cirujana, ya entenderás por qué.


Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en los siguientes enlaces:
Nuestra casa en el árbol (en papel)
Nuestra casa en el árbol (para Kindle)

34 comentarios :

  1. Pues no lo veo para mí, es que es un tema que por razones personales me da dolor de cabeza. Creo que el personaje central me gustaría y también sus ideas pero prefiero otra temática para las novelas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he visto por otro blog arrepintiéndote de estas palabras, ¡jajajajaja! Siento haberte dado una impresión equivocada, pero es que me ha calado hondo el problema que tienen los niños con ciertos maestros y ese no era el tema principal. Sorry. Bss

      Eliminar
  2. Yo tampoco veo que el libro sea para mí, al menos ahora. Pero bueno, quién sabe si más adelante. Me alegra que lo hayas disfrutado :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho cómo escribe Lea, su ingenio, sus juegos de palabras y esa manía de no ser nunca literal. Si lees algo de ella, comentamos. Bss

      Eliminar
  3. No me imaginaba yo que este árbol tenía unas raíces tan profundas. Y veo además que escarba en un tema que me toca mucho. Lo leería con gusto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea principal del libro es la libertad y, sobre todo, la libertad de los niños. Pero sí que toca a fondo el tema de la incomprensión de un sistema muchas veces absurdo con su manía de uniformizar a todos los niños por igual. Suerte que tenemos profesores que marcan la excepción (que solo se habla de los malos, leñe). Bss

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Te gustará. Yo me arrepiento de no haber leído antes "El jardín de la memoria" porque ahora me doy cuenta del sentido del humor de Lea y creo que me tomé "La cirujana de Palma" demasiado literal, se me pasaron muchos sarcasmos :-)) Con este ya iba preparada para su "no literalidad". Bss

      Eliminar
  5. Me parece un tema muy interesante, sobre todo con los problemas educativos que existen. Este libro puede que debiera leerlo más de uno que yo me sé. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues además de ser un tema de rabiosa actualidad, que nos toca muy de cerca, está envuelto en una atmósfera maravillosa y con unos personajes terriblemente libres, que van a enamorarte. Bss

      Eliminar
  6. Me ha vuelto a llamar la atención esta autora (digo "me ha vuelto" porque he regresado a tu reseña de "La cirujana de palma" y veo que también me pusiste los dientes largos con ella). Así que aunque ahora atravieso una época lectora no muy buena e intento no comprar y acumular cada vez más, me la apunto en mi lista de libros a tener en cuenta para futuras lecturas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si aún estoy a tiempo, te recomiendo que primero leas "Nuestra casa en el árbol" porque así te familiarizas con el sentido del humor de la autora (que lo tiene a carretadas) y disfrutarás más de la cirujana a posteriori. Bss

      Eliminar
  7. No me termina de convencer asi que lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro peculiar, entiendo que no convencerá a todos los lectores. A la próxima te convenzo seguro ;-) Bss

      Eliminar
  8. Pues no conocía el libro. Me gusta la temática y por lo que cuentas, la forma en que lo aborda la autora. Tendré que apuntarla.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, a ti te encantaría, Margari, de verdad. Ya sé que la lista de pendientes es muy larga, pero este lo pondría de los primeros.Bss

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho léerla. Me ha parecido una novela emotiva y profunda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que me encantó esta novela, lo comenté en tu blog cuando le hiciste reseña. Coincidimos en que parece sencilla a simple vista pero no lo es, y me encantó la cita que destacabas porque señala la libertad y singularidad de la infancia. Que genial Lea, ¿verdad? Bss

      Eliminar
  10. Yo sigo a Lea por las redes sociales y me encantan las historias de sus hijos, así que no me importaría leer el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces te encantará. Es que me recordaba un montón a cuando ella escribe eso de "entra el de nueve y me dice..." :-) Verás que todo está envuelto en ficción y eso le permite decir verdades maravillosas. Bss

      Eliminar
  11. Tengo pendiente El jardín de la memoria y si me gusta, tengo en mente este que también tiene buena pinta. A ver si conecto con la autora
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees "El jardín de la memoria" verás enseguida si conectas con Lea Velez o no porque su prosa, su estilo y su ingenio son muy peculiares. Creo que es una de esas autoras personalísimas que te encantan o no, no hay tintas medias. Ya me contarás. Bss

      Eliminar
  12. Por razones personales me interesa mucho el tema. Mi hijo tiene un déficit de atención y el instituto fue una tortura para todos nosotros. Todavía guardo mucho rencor por lo que le tocó sufrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te sentirás muy identificada con la madre de esta novela, pero también con los hijos. Me parece brillante el mensaje: basta de podar las mejores ramas de nuestros hijos para que les encaje un kit prefabricado (el mismo para todos) de conocimientos más o menos inútiles. Cada niño es una constelación. Ya me contarás. Bss

      Eliminar
  13. Es un libro personal, de catársis de autor y conprensión de muchos lectores, quizás por eso tan cercano.
    No hay punto intermedio con estas lecturas, como tampoco lo hay con Lea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es muy personal, como "El jardín de la memoria". A mí me ha tocado de cerca y por eso he empatizado en seguida. Justo lo comentaba un poco más arriba: que Lea es tan peculiar que no hay medias tintas con ella, o te gusta o la dejas para siempre. Bss

      Eliminar
  14. Ya no puedo hacer caso a tu recomendación, pues ya leí la Cirujana y el jardín de la memoria. Ambos me gustaron mucho. Eso es lo que puedo decir de momento :-) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Lo decía simplemente porque ahora conozco mejor a Lea, su sentido del humor y su estilo de no ser casi nunca literal y creo que cuando leí la cirujana se me escapó que había mucho de sátira de novelas románticas en sus páginas. Creo que ahora hubiese disfrutado más de la lectura. Bss

      Eliminar
  15. No conozco aún a la cirujana y este será mi primer contacto con la autora. Tiene todos los puntos para gustarme, a ver si es así.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te encantará (o eso espero). Es una prosa peculiar, de metáforas brillantes, divertidas e ingeniosas. En esta novela encontrarás mucha realidad delicadamente envuelta en ficción. Bss

      Eliminar
  16. Pues ni conocía a la autora, ni su historia personal, ni obviamente sus libros, así que con esta me pillas totalmente fuera de juego. Y la historia de este en concreto me llama mucho la atención, pero más me lo ha llamado la de "La cirujana" que acabo de leerte la reseña y te quedó de quitarse el sombrero... pero claro, dices que la dejemos para el final. Dubitativa me hallo, que además yo soy muy desobediente... jajaja. No, en serio, si dices de dejarla para el final por algo será e intentaré hacerte caso. Pero que conste que me ponen sus tres libros delante, y sin leerte a ti, tiro para el de "La cirujana" al cien por cien :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te explico lo de la cirujana: se me escapó que muchas veces Lea estaba satirizando las novelas románticas de siglos anteriores, como hizo Jane Austen en "La abadía de Northanger". Pero, claro, es un humor tan sutil que tienes que conocer a la autora para apreciarlo en su medida.
      De todas formas, esta novela y la cirujana son muy distintas. Esta forma parte de su biografía, aunque esté envuelta en una brillante ficción. La cirujana es todo ficción y romanticismo, con una heroína con la que debió divertise lo suyo al escribir :-))) Aclarado el punto de la ironía y el humor, empieza por donde quieras: Lea es estupenda siempre ;-) Besos!!

      Eliminar
  17. Hola! No conocía tu blog y me he quedado absolutamente prendada de esta reseña. Creo que es una novela que iría muchísimo con mi estilo y además podría servirme más de una parte para ejemplificarlo en clases que realizó a chicas que estudian Educación Parvularia. Súper interesante, además excelente reseña, detallada y clara.
    Saludos y de seguro seguiré leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí, me alegro que te haya gustado el blog y la reseña. Leer a Lea Vélez siempre es un placer, te la recomiendo mucho. Un abrazo.

      Eliminar